miércoles, 13 de junio de 2018

LOS NIÑOS DE 1º VISITAN EL INSTITUTO

El pasado día 7 de junio, los niños de 1º visitaron el instituto para participar en un taller ofertado por el módulo de Higienista dental. Fue una actividad muy interesante para ellos pues aprendieron normas básicas de higiene  dental y conocieron, de forma lúdica, los materiales y aparatos que utilizan los dentistas. 




jueves, 3 de mayo de 2018

GANADORES CUENTOS DE LA ABUELA PEPA: 4º Hugo Alburquerque Sánchez

  LA PIEZA CAUSANTE
                                  

Érase una vez un padre que le regaló a su hijo un tablero de ajedrez muy antiguo. Este tablero llevaba una escritura misteriosa, en ella ponía: ´´ Si algún día un ser es capaz de llegar al límite de los lados blancos, conocerá algo increible.´´ Al niño le gustaba jugar todas las tardes al ajedrez y todas las tardes le pasaba algo raro, le faltaban piezas del juego, cuando allí nada más jugaba él . Seguía jugando todas las tardes, cuando una de ellas, se dio cuenta que le faltaban muchas piezas y eran blancas. Se asustó, algo misterioso estaba pasando y en esos momentos la única  pieza blanca que quedaba saltó del tablero y salió de la habitación. Quedó paralizado, pero la siguió hasta llegar a un viejo cobertizo. Entró y encontró una vieja mesa y encima un viejo trablero de ajedrez como el suyo. Allí estaban sus piezas desaparecidas, se asustó y salió corriendo. Su abuelo lo paró y el niño le contó todo. El abuelo lo sentó y le contó una historia. Era la historia de un niño campeón de ajedrez, tenía su misma edad y había muerto en esa misma casa. El niño lo entendió todo, su fantasma lo llevó allí para que jugara con èl y así lo hizo. Cada tarde jugó con el fantasma de la pieza blanca. FIN
                                                                  Hugo Alburquerque Sánchez 4º E.P.

GANADORES CUENTOS DE LA ABUELA PEPA 3º: Lucía Muñoz Encinas

Un Viaje Inolvidable


Era una tarde de otoño muy lluviosa en la que Carlos y Martina habían quedado para jugar. Como el día estaba  muy malo decidieron jugar en casa de Carlos a hacer puzzles. Carlos sacó uno de un paisaje natural muy bonito. Empezaron a hacer el puzzle , era muy grande y estaba quedando muy bien. Cuando solo quedaba una pieza para acabarlo, Carlos intentó colocarla pero la pieza no encajaba. Martina insistió en que le dejara probar a ella y así lo hizo, pero nada, la pieza no encajaba. Carlos probó de nuevo y el puzzle se iluminó y de pronto fue transportado a través de éste a aquel paisaje que había en él. Martina asombrada y a la vez asustada llamó a Carlos por todas partes. Pero de pronto la mano de Carlos salió del puzzle y cogió la de Martina ayudándola así a trasladarse con él. Los dos estaban asombrados porque se encontraban dentro de aquel paisaje tan bonito. Los dos se preguntaron por qué había pasado esto. Empezaron a caminar por el paisaje y encontraron un árbol en el que había un cartel que ponía:
-Habéis sido enviados a este lugar, con el fin de encontrar esa pieza que falta para acabar el puzzle. Para encontrarla tendréis que seguir las distintas pistas. Una vez que encontréis la pieza, ella misma será la que os hará volver a casa. Carlos y Martina no tenían otra opción, aunque aquel lugar era muy bonito querían volver a casa. En aquel mismo lugar encontraron la primera pista que decía: 

- Algo rugoso y duro estoy y la casa de las babosas soy.

Carlos y Martina buscaron por el bosque, miraron por el suelo y decidieron buscar bajo algunas rocas que había en aquel lugar, y así fue, en una de ellas encontraron la siguiente pista que les guiaría para encontrar la pieza causante de todo esto. En esta segunda pista ponía:

- Alto y con ramas verdes, por donde los monos cuelguen.

Carlos y Martina empezaron a pensar: Alto y con ramas verdes ¡un árbol! dijo Martina.

Carlos trepó hacia el árbol más grande que había y en una de sus ramas encontró la tercera pista que decía:

- Largo como un camino, con mucha agua, y pececitos.

Martina dijo: ¡Ya sé lo que es! mientras que Carlos bajaba del árbol, se dirigió al río que había en aquel lugar. En el había muchos peces de colores y una botella con un papel en su interior. Cuando la abrió Martina empezó a leer: 

- Habéis conseguido encontrar todas las pistas hasta ahora y aquí se encuentra la última pista que os hará encontrar esa pieza tan importante. Carlos empezó a leer la pista:

- Por encima de él debéis pasar, para cruzar el río que acabáis de visitar.

Carlos dijo enseguida: ¡Eso es el puente! acabamos de estar en el río y la única opción de atravesarlo es cruzar el puente. Los dos empezaron a cruzar el puente y ahí, en la barandilla de este puente estaba la pieza. Martina y Carlos cogieron la pieza, se abrazaron y dando saltos de alegría fueron transportados a la casa de Carlos y pudieron terminar aquel puzzle que empezó como un juego y acabó siendo una aventura.



Fin

jueves, 19 de abril de 2018

GANADORES CUENTOS DE LA ABUELA PEPA 2018 6º: Andrés Núñez Magro

LA PIEZA CAUSANTE


ANDRÉS NÚÑEZ MAGRO
MANUEL JESÚS ROMERO MUÑOZ


     Era una  gélida noche de invierno, cuatro amigos: Juan, Mauro, Belén y Victoria, fueron a la juguetería que hay en el centro de la ciudad. Todo era divertido, paseando por la juguetería, probando las muestras hasta que Mauro dijo: "sería buena idea pasar aquí la noche, ¿verdad?". A lo que respondieron “Sí será divertido”.

      Cuando el dependiente de la tienda cerró, todos gritaron “Viva”. Estuvieron toda la noche cogiendo y probando juguetes, todo iba bien hasta que Victoria perdió una pieza de un puzzle.
Todos comenzaron a buscar la pieza ¡eso les delataría¡, buscaron todos como locos hasta que Belén se agachó para mirar al suelo y dijo ¡Bingo¡ está debajo de esta estantería.
 Juan, el más envalentonado, dijo “ya lo cogeré yo, esto es trabajo para alguien valiente como yo”. Mauro, le dijo “ten cuidado, como lo caigas puede que salte la alarma” “confía en mí Mauro” le dijo Juan. Al decirle eso se distrajo y se cayó la estantería entera, lo que hizo que comenzara a sonar la alarma. Dijeron todos a la vez “estamos perdidos”.

      Enfrente, había un restaurante mejicano, los empleados al ver que sonaba comenzaron a mirar por el escaparate y vieron a los niños con las manos en la cabeza.
Los empleados dijeron “¡Que pasó Wey¡”. A lo que respondieron “Nada intentamos pasar aquí la noche y perdimos una pieza y al sacarla se cayó la estantería.

      Los chicos tuvieron que recoger todo lo tirado y limpiar la tienda durante una semana, y siempre que veían el puzle pensaban ¡MALDITA PIEZA CAUSANTE¡

jueves, 15 de marzo de 2018

PROYECTO EMOCIONES: "EL MONSTRUO COMEMIEDOS"

Durante el mes de Febrero, dentro del proyecto de "Las emociones", hemos estado trabajando la emoción del miedo.
 En Educación Infantil, hemos visitado la Biblioteca del colegio, y allí, dos alumnos de  5º  han leido varios cuentos de miedo a los pequeños. Finalmente, cada niño ha "metido"su miedo en la boca de un"MONSTRUO comemiedos". Miedos que llevaban dibujados, y eran del tipo de:  miedo a los perros, al dentista, a los esqueletos, a las inyecciones, a las motos, a los fantasmas.....

PROYECTO EMOCIONES: ALEGRÍA, CALMA

Desde principio de curso, hemos estamos trabajando mensualmente una emoción. Ya hemos visto LA ALEGRÍA, LA CALMA.




PROYECTO EMOCIONES (EI-3)

Creo que es bastante evidente que la educación emocional está en auge en los últimos tiempos. Cada vez somos más conscientes de la importancia de trabajar este aspecto desde bien pequeñitos. Sabemos que todas las emociones son necesarias, y es necesario también, saber reaccionar a diferentes estímulos. Hoy sabemos que si reprimimos las emociones, si no sabemos identificarlas y expresarlas, si las evitamos, sólo vamos a conseguir generar malestar e incluso intensificarlas. Vamos a invitar a los niños a hablar de cómo se sienten, de sus reacciones, les animamos a contar sus miedos para superarlos, les escuchamos.
 Durante este curso estamos llevando a cabo en el colegio un proyecto sobre "las emociones". Desde Educación Infantil, como punto de partida  hemos trabajado el cuento "EL MONSTRUO DE COLORES".
 Mi grupo de infantil de tres años, ha plasmado en un trabajo de acuarelas, la mezcla de emociones que sentía el protagonista del cuento.